¿Es posible hacer una ubicación icónica durante la noche? ¡Te sorprenderías!

Cuando piensas en una ubicación icónica, ¿qué es lo primero que se te ocurre? ¿Times Square? ¿La torre Eiffel? ¿Las pirámides de Chichen Itza?

Bueno, todo depende de quién eres, de dónde eres y de lo que está a tu alrededor para decidir qué hace que algo sea “icónico”.

Podemos decir entonces que esto es extremadamente subjetivo y también puede cambiar en cualquier momento.

Obviamente hay ubicaciones icónicas como los puntos focales de la ciudad de Nueva York, París o México mencionados anteriormente que se fotografían con frecuencia, atraen turistas, se usan como puntos de referencia para direcciones, etc., también hay formas, créanlo o no… y pueden pasar de la noche a la mañana.

No necesitas ser un gran artista callejero con 1,7 millones de seguidores en Instagram o una empresa de servicios financieros que cotiza en la bolsa para crear tu propio toque icónico, convirtiendo una ubicación en algo que se convierta en sinónimo de tu marca… Solo se necesita un poco de creatividad!

Es por eso que el mundo de la publicidad urbana sigue tomando un papel importante hoy día.

La oportunidad que se tiene de entender y ayudar a crecer las marcas de los clientes permite desarrollar una creatividad mucho más artística.

Debido a que la publicidad exterior tiene la capacidad de ser simplemente “visualmente ruidosa”, no solo puede ayudar a las marcas, sino que también se puede dar una presencia icónica en la ciudad que llamas tu hogar.

Y también cada cliente es un reto debido a que su proyecto es diferente.

Cada uno tiene sus historias únicas, audiencias específicas, diferentes objetivos y misiones lo que hace de la publicidad urbana sea un verdadero lienzo para abordar cada campaña de forma única y diferente.

Es más que solo entender al cliente, también es comprende temas más amplios, como lo que motiva a la gente, lo que los saca de la cama y los bombea para el día, etc.

Romper todo el desorden de deseos y esperanzas desesperados e identificar esa necesidad es difícil, pero cuando puedes proporcionar un mensaje simple o visual y explotarlo de una forma realmente inolvidable, ahí es donde comienza la diversión.

Hay muchas formas de hacerlo simplemente por la naturaleza del medio y cualquier pensamiento que tengas en ese reino de “qué pasaría si” tiene alguna forma de convertirse en realidad.

¿Qué pasaría si tuviéramos un foco de 10 metros de altura que pudiera encenderse y apagarse? ¿O qué tal un monstruo de 8 pies que cuelga boca abajo?

¿Qué pasaría si pudiéramos tener un tiburón de 30 pies “nadando” en una valla publicitaria o, por ridículo que parezca, un costillar de costillas de 25 metros de largo colgando por lo alto en el cielo?

¡Estos “qué pasaría si” ya se han convertido en realidades!

Es algo que nunca has visto antes, que exige una reacción y compromiso en algún nivel. Idealmente, comienza una conversación. Y así, este único anuncio visceral ahora se ha convertido en la comidilla de la ciudad y ha ayudado a elevar la conciencia de la marca asociada para todos los que pasan por el anuncio.

Debido a que nos encanta tomar y compartir fotos en la era digital de hoy, ese enorme tiburón comienza a aparecer en los canales de las redes sociales y así sucesivamente.

Al elevar la creatividad a nuevas alturas, este negocio tomó lo que antes era una simple ubicación de cartelera y lo hizo icónico, aparentemente de la noche a la mañana.

El anuncio se convierte en parte de la vida cotidiana de la comunidad y de las personas que la rodean. La marca ha ganado una nueva relevancia en la percepción de sus consumidores.

Si podemos concretarlo, el corazón de una marca puede representarse en un anuncio. Ese es nuestro reto y en IMU podemos diseñar un mensaje que se conecte con las personas que te ven y escuchan.

Referencias: YouTube , Forbes  e IMU 

Leave a Comment