Reynaldo

Si alguna vez has llorado al ver una película en la cual los protagonistas son un perro y su amo entonces comprenderás lo que sentí aquel día en el que mi amado Reynaldo se extravió, esa tarde mi esposo Gregorio, quien acababa de llegar de la empresa donde se dedica a la fabricación y diseño de estructuras metálicas y acero, mis hijos y yo estábamos a punto de sentarnos a comer unos ricos chiles rellenos de pollo a la crema acompañados de arroz platillo favorito de mis hijos; me encontraba sirviendo los platos cuando escuchamos el sonido típico de la corneta con la cual anuncia su llegada el señor panadero en ese momento Goyo nos ofreció comprarnos un pan para la hora de la cena a lo cual gustosos aceptamos entonces deje de servir el plato y salimos a elegir la pieza de nuestro agrado, mientras esperábamos que atendiera a otra persona cada quien decidió que se le antojaba, yo le pedí una concha de vainilla pues son mis favoritas y enseguida regrese a la cocina a terminarlo que estaba haciendo; unos segundos después entraron todos juntos y por fin nos sentamos a comer.

Tengo un hermoso perro chihuahua regalo de mi muy querida suegra a quien le agradezco con todo mi corazón por haberme dado una joya de su corona es decir mi amado señor además de mi  cachorro de color miel y mirada tierna, él es como el bebé de la familia pues está demasiado consentido motivo por el que en algunas ocasiones mis hijos y marido se han llegado a sentir celosos del trato que le doy a Reynaldo, pues según ellos dicen que lo trato con mucho amor y como no si es tan cariñoso y juguetón, además yo no lo veo como una mascota sino como un miembro más de mi familia, quienes aman a los animales saben de qué estoy hablando, pues él llego a mi casa a dar alegría.

MÁS INFORMACIÓN EN: MercadoLibre.com.mx

FUENTE DE AUDIO: Soundcloud de Maria Eugenia Barrena

Entonces ese día después de unos minutos de haber comenzado a comer rey no se acercó a mi como siempre pues él come a la misma hora que nosotros y en ocasiones le comparto una probadita de lo que estoy comiendo por lo que le llame y no hubo respuesta así que salí a buscarlo al patio y no lo encontré regrese a dentro a buscarlo pero no estaba en ese momento me sentí angustiada salimos inmediatamente a buscarlo en la calle, le chifle varias veces pero no regreso entonces unos caminamos hacia un extremo de la calle y los otros al contrario, corrí buscando por todos lados llamándolo entonces alcance a oír que lloraba asustado aunque no lo veía, al acercarme al lugar donde lo podía escuchar ubique que el sonido venia de un terreno baldío donde recién comenzaron trabajos de cimentación a unas cuantas calles de la casa, rey había caído dentro de una zanja y dado a que traía puesto su suéter, este provoco que se quedara enganchado a una varilla corrugada que se encontraba ahí mismo, inmediatamente intente sacarlo de ahí pero entre mi susto, los nervios y su ladrido de pánico, no pude hacerlo por lo que mi hijo y mi marido fueron los que lo liberaron. Cuando me lo dieron para que lo llevara de regreso a casa rey lloraba igual que yo y mi hijo menor, lo primero que hice fue revisar que no se hubiese lastimado y afortunadamente no le paso nada solo fue el susto, pero que desesperante fue sentir que lo había perdido o peor aún que le hubiese pasado algo.

Ese día mis hombres también estaban angustiados por lo sucedido y comprendieron que no solo yo quiero mucho a mi “perrijo” sino ellos también los quieren mucho.

Tomado de YouTube | Escuela de amor y superación personal

Leave a Comment