El sonido de la tranquilidad

Era un departamento más pequeño de lo que se veía pero al estar saturado de tantas cosas eso se iba a segundo plano, había fotos enmarcadas en la pared y pequeños modelos de aviones en el closet, armario, encima de la tele, ese era el hogar del Señor Ricardo.

El Señor Ricardo era un ingeniero que ya se había jubilado pero que toda su vida se dedicó a la aeronáutica originalmente no era su plan pero había algo en los aviones que siempre le interesó  y tuvo la oportunidad de entrar a trabajar al Aeropuerto cuando era muy joven, hizo su servicio social ahí y lo contrataron.

Aunque casi no estaba en el área de pasajeros disfrutaba mucho estar en el taller, revisando aviones, viendo como despegan y sobretodo escuchándolos por necesidad y luego por gusto vivía a los alrededores para poder escuchar los aviones.

REFERENCIAS: YouTube || ViajaCompara || GQ México 

Por desgracia en esa zona comenzaron a tener problemas del oído y no era de extrañarse pues todos los días, todo el tiempo se escuchan los aviones pasar aunque uno se vaya acostumbrando, por fortuna el señor Ricardo pudo adquirir un aparato para su oído.

Le gustaban los modelos a escala, era uno de sus pasatiempos favoritos, le regalaban y también compraba muchísimos, tenía una precisión manual muy buena y tenía un restirador de madera vieja donde ensamblaba todo, las partes pequeñas era su especialidad.

Algunas de las fotos de la pared eran de el en los hangares, con algún capitán, con su grupo de amigos o fotos tomadas desde el avión, ahí estaba la evidencia gráfica de la primera vez que voló con Volaris en uno de ellos y además encontraron vuelos baratos en Viaja Compara .

En algún momento había tenido una novia pero las cosas no funcionaron así que no tenía hijos y su familia eran sus compañeros de trabajo pero como todos sabemos la vida sigue dando vueltas y muchos de ellos ya no estaban en este mundo. Algunos días se sentía muy nostálgico extrañando ir al hangar y oler el aceite o escuchar las risas de los que trabajaban con él.

Hacía los modelos a escala pero extrañaba mucho su estilo de vida, él ya se sentía viejo y solo. Cuando se iba a dormir tenía días mejores que otros, se acostaba en su casa en medio de la oscuridad, cerraba los ojos y cada quince minutos pasaba algún avión, era el sonido más relajante para él.

Además con sus conocimientos y habilidades si se concentraba lo suficiente podía deducir algunas características del modelo del motor o del avión, extrañaba los días donde podía verlos en vivo, donde se manchaba las manos y tenía sus herramientas.

Algunas veces quería regresar a esos días pero tampoco le desagradaban sus días justo como estaban, le gustaba tener tiempo para poder armar todos los modelos de aviones además de que su colección se hacía más grande y lucía más.

Resultado de imagen para aviones

Muchas cosas habían cambiado pero por fortuna los aviones seguían arrullándolo antes de dormir, ese era de sus sonidos favoritos en el mundo.

 

Leave a Comment